26 de abril de 2013

A little piece of him. I

Amanecía, el sol empezaba a desfilarse por las pequeñas rendijas de la persiana cerrada.
Tumbado yacía un cuerpo masculino cuya perfilada silueta se distinguía bajo las sábanas. Sus ojos se escondían bajo de los párpados esperando a ser descubiertos. Su barba de hacía días le hacía parecer mayor. Sus ojeras marcadas reflejaban un cansancio acumulado. Pero en su rostro se distinguía un pequeño signo de bienestar. 
El primer rayo de sol se proyectó en su cara. Iluminaba su cansado rostro intentando transmitirle así algo de luz. 
Él abrió poco a poco los ojos con sus largas y abundantes pestañas para intentar afrontar un nuevo día. Se pasó la mano por su rasposa barba y al girarse la vio tumbada, allí, a su lado. 
Su terrible sueño le había eclipsado una de las cosas más bonitas de su vida. Ella. Que yacía acostada a su lado dándole la espalda. 
Entonces y sólo entonces una lágrima osó desfilarse por su rostro. Una lágrima formada por antiguo dolor y presente fascinación. ¿Cómo había podido cambiar todo tanto? No era ella la que le había cambiado, había sido él el que había querido cambiar por ella, y por él. 
Ella había sido su razón para dejar su pasado atrás, su llave de la felicidad. Su razón para poder volver a abrir los ojos frente a un futuro mejor y un presente inmejorable. Dejando así de lado un pasado turbulento.
Dejó que la lágrima le recorriera su mejilla pero justo antes de caer la frenó con su largo y perfecto dedo. No impregnaría de dolor unas sábanas que antes habían sido impregnadas de amor. No lo consentiría. 
Había sido infeliz por mucho tiempo, quizá demasiado. Su vida había perdido el sentido y ella se lo había devuelto. Cierto es que el amor no siempre es bueno. Pero ella le hacía sentirse bien.
Frotó sus ojos intensamente, por fin veía la realidad. Por fin le gustaba lo que veía.
Y entonces ella se giró.
Y nada más girarse se percató de sus ojos rojos. De sus ojos rojos y de las lágrimas que brotaban de ellos.
Quizá le había escondido durante demasiado tiempo quién era él realmente. 
O quizá eso había sido lo mejor.

¡Hola de nuevo! Ya hacía tiempo que no publicaba. Entre las clases y mi falta de imaginación... bueno, las excusas sobran. El caso es que he vuelto, y espero que para quedarme. ¿Aunque quién sabe? No prometo nada, pero espero comprometerme, esta vez de verdad. Eso sí, pido comentarios. 
¿Qué os parecería una segunda parte de esta historia?
¡Nos vemos pronto!

9 comentarios:

  1. ¿Qué nos parece una segunda parte? ¿Es una pregunta con trampa? CLAAAAAAAAAARO QUE QUEREMOS SEGUNDA PARTE.
    NECESITAMOS (Necesito) SABER QUIEN ES ÉL.
    y el porqué, de sus lágrimas (Sí, por el pasado, pero.. ¿Qué pasado?), etc, etc, etc.

    Increíble, de verdad, sigue así, que escribes genial.

    ResponderEliminar
  2. Hola. ¿Hola?
    HOLA.
    Ana, 8hija mía), te superas cada vez más.
    Será mi vena romanticona (de las narices) que florece demasiado en estos textos la que ha sido el centro de todos los escalofríos.
    Y es que me he imaginado esas sábanas calientes de amor y esa lágrima fría y salada.
    Ese olor a noches en compañía y, ¡vamos! ¿Me estás contando que la tenía desnuda a su lado de espaldas, y no aguantaba las ganas de rozar su piel con la yema de los dedos hasta despertarla?
    (Sí, quiero segunda parte.)

    Quiere que vengas para quedarte,
    porque es un gusto leerte,
    S.

    ResponderEliminar
  3. Em.... Ana.... Em.... Dame un poco de tu talento... Em.... Es demasiado para una sola persona.
    Jo, eres muy muy muy fantástica. No sé, es que a tus textos les veo algo especial. (Y me encanta).
    Si no haces una segunda parte te obligaré yo, ya veré cómo, pero lo haré.
    Un abrazo,
    Lau.

    ResponderEliminar
  4. AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAY. Que me da.
    ¿Una segunda parte? ¿Es eso parte de mi influencia? Me encanta. Me requeteencanta la idea. De hecho, la necesito. Quiero saber más de él, porque sobre todo la parte en la que empiezas a hablar de ella es maravillosa. Quiero saber quién es ella, cómo se conocieron, qué hay de ese pasado. TODO. Quiero saber más de él porque me gustaría ser ella, la chica por la que cambiara alguien. Ay, que me has enamorado.
    PD: Este es uno de tus mejores textos en mucho tiempo. Por favor, no te des por vencida y no te ralles si no te comprometes... Con textos así, la regularidad sobra.
    No sabe qué haría sin ti,
    Yaiza.

    ResponderEliminar
  5. Hi! You have wonderful blog!
    What do you think about follow each other?
    If you interested, please let me know.
    http://walls-cant-stop-you.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. ¡SÍ, SÍ, CLARO QUE SÍ! ¡CLARO QUE QUIER...bueno, mejor aún, NECESITO, SEGUNDA PARTE DE ESTA HISTORIA! Necesito saber ese pasado tan turbulento del chico que encontró a la persona adecuada para dar a su vida un giro de 360 grados, esta vez para bien (creo que más de uno necesitamos encontrar a esa persona, ¿verdad?). Simplemente increíble, Ana. Has descrito todo con tanta minuciosidad que he sido capaz de imaginarme la escena con todo detalle en mi mente. Y, la verdad, he de reconocer que se me ha encogido un poquito el corazón. Espero leer la segunda parte muy pronto.

    Te admira,

    Daw.

    ResponderEliminar
  7. Wow, la primera vez que te leo y ya me enamoré de tu forma de escribir. Así que te sigo sin duda alguna, aquí y en twitter. La verdad que me has dejado sin palabras, me copá el diseño de tu blog.
    Si deseas puedes pasarte al mio.
    Te leo!.
    Beso..

    ResponderEliminar
  8. Absolutamente INCREÍBLE <3

    ResponderEliminar

Un blog sin comentarios es como un mar sin brisa marina.