18 de octubre de 2013

Como cada viernes


Un día más pasaba y eso solo significaba una cosa para mí, solo quedaban dos días para verte otra vez. Como cada viernes. Otro día perfecto a tu lado. Me pasaba la semana esperando a que llegase el único día del que tú formabas parte. El único día que tenía sentido para mí. Porque los minutos y las horas no valían nada si tú no las llenabas.

Era tu sonrisa, esa que me retaba, esa que me confesaba la cantidad de cosas que podrías hacerme si yo te dejara. Esa misma sonrisa que me desvelaba lo feliz que eras en ese instante e incluso todo lo que me querías.

Esa canción tan horrible pero que me recordaba tanto a ti y que, entonces y de repente, se hizo preciosa.
Porque eran todas las noches las que tú deseabas estar bajo mis sábanas, las mismas que yo deseaba estar bajo las tuyas.
Era ese olor que quedaba en la almohada cuando tú te ibas, ese olor a felicidad y a compañía. Ese que tan solo permanecía unos días, ese que desaparecería en un tiempo determinado.

Las tardes que pasábamos juntos se resumían en abrazos y caricias entre unos cuantos besos. Entre películas que pasaban desapercibidas porque la protagonista no era la pantalla. El protagonista eras tú, éramos nosotros. Y tu mirada, esos preciosos ojos que brillaban al mirarme, esos que se quedaban embobados, alargando el silencio y casi sin pestañear. Esas miradas que lo dicen todo, todo lo que las palabras no alcanzan a decir.

Cuando me iba y, si tenía la oportunidad, me echaba un poquito de tu colonia para poder recordarte cuando ya no estuviese a tu lado.

Tú me preguntabas cómo siendo tan diferentes podíamos encajar tan bien. Yo nunca tenía respuesta, en realidad nadie la tenía.

Cada palabra bonita que yo no dudaba ni un segundo en contradecirte y por lo cual tú te mosqueabas. Yo no entendía cómo podías quererme tanto. Tú no entendías cómo yo no podía entenderlo. No lograbas entender cómo alguien podría ser capaz de no quererme.
Cada “te quiero” o cada “eres preciosa”, sentencias que tú dabas como asumidas y verdaderas. Yo, sin embargo, nunca podía llegar a creérmelas. Y qué fallo, qué fallo aquél. El pensar que nadie puede quererte por el simple hecho de que tú no puedas hacerlo.
Y pensar que en aquel momento llegaba a dudar de tu amor por mí.
Y pensar que aún lo sigo haciendo.


Lo mejor de esta historia no es que debería de estar narrada en presente,
lo mejor de esta historia es que es real.
My biggest fear
is that eventually
you will see me
the way
I see 
myself.
(Anonymous)

28 comentarios:

  1. La historia es real, al igual que los sentimientos en ella. Y eso se nota. :)

    ResponderEliminar
  2. Ana... Me he sentido tan, ¿serena? No sé si esa es la palabra adecuada, pero así me he sentido leyéndote. Creo que no es tan solo el hecho de desear tener algo así, de querer de veras encontrar a alguien que me haga sentir de ese modo, sino que además me haga creer que soy lo que nunca creí que era.

    Me siento muy feliz de que hayas escrito esto sobre algo perceptible, real, y tuyo.
    Porque te mereces esto. Te mereces saber cuánto significas y cuánto vales.

    "Y qué fallo, qué fallo aquél. El pensar que nadie puede quererte por el simple hecho de que tú no puedas hacerlo."

    Me quedo con eso, y con una sonrisa enorme para alguien que merece tenerla permanente. Sí, tú.

    Lutz.

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Lo cierto es que ha sido una historia magnífica. Muy bien narrada y con mucho sentimiento. Estoy de acuerdo con los comentarios de arriba, y también me quedo con la frase de "Y qué fallo, qué fallo aquél. El pensar que nadie puede quererte por el simple hecho de que tú no puedas hacerlo."
    Pásate si quieres, un saludo !

    ResponderEliminar
  4. A veces es imposible cree que alguien va a querernos, que realmente alguien ve algo en nosotros. A veces necesitas tan solo otra perspectiva... Me sentí muy identificada con esta hermosa entrada.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Aww que lindo texto. Me encantó. Besotes te espero en mi blog.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo te echaba de menos por Blogger.
    Un placer volver a leerte♡

    ResponderEliminar
  7. Ay Ana, te perdí la pista hace mil de tiempo y que alegría encontrarte de nuevo por blogger y con una publicación como esta. Sin duda alguna me quedo con el fin de este texto, con el "lo mejor de esta historía no es que debería estar narrada en presente, lo mejor de esta historia es que es real." Esas palabras me han llegado y ¿por qué? Porque como ya te han dicho se nota, se nota el sentimiento. Yo tampoco entiendo como alguien ha podido quererme tanto y en este caso, no haberlo hecho yo... Pero eso es otra historia.
    Me quedo por aquí sin duda alguna y espero volver a leerte pronto.

    Clau; http://suspirosenblancoynegro.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  8. Ana, no se que decir.
    Me has hecho sentirme llena y a la vez vacía. Es que joder, yo quiero eso, quiero esa realidad. Tan genial, tan en compañía, tan alejada de la soledad.
    Tan que me encantan tus palabras, y como las juntas.
    Te asdfg,
    Lau.

    ResponderEliminar
  9. Ana. Dios. Esta entrada. Cada puñetera palabra. Me puede, simple y llanamente.
    Es que claro, la leo y pienso en vosotros, en cada sentimiento que transmites con tus letras, y ay, se me ponen los pelos de punta. Que me alegro muchísimo de que esté escrito en presente y sobre todo, de que sea real. Y me identifico tanto con la cita anónima del final...
    De 10, cielo, de 10.
    No sé qué más decirte porque si pudieras ver cómo me he sentido al leerte sobrarían las palabras.

    Un besazo,

    Daw

    ResponderEliminar
  10. Me eh identificado a la perfeccion con esta entrada. Escribes muy bonito Te sigo desde ya, para leerte cada vez que publiques algo tan hermoso como esto.
    Espero que puedas visitar mi espacio.
    http://eldiariodedanielamay.blogspot.mx/

    Hasta luego, nos lemos pronto
    Saludos *.*

    ResponderEliminar
  11. Soy nueva por tu blog y entradas como esta para recibirme... madre mía. Pero qué bien escrita está, qué de sentimientos me transmite. ¡Que hasta me ha hecho sonreír leyéndola! Es que, si no es real, juro que lo parece. Es de estas historias que apetece leer un domingo melancólico, que te traen una sonrisa a la cara y que pienses que es verdad, lo tonta que se puede llegar a ser por pensar que no te quieren solo porque tu no puedes hacerlo.
    Es tan perfecto el texto, es tan real ^^ Me encantaría sentir todas esas cosas juntas, es tan genial.
    Un besito,
    una lectora desde ya, esperando leerte pronto ^^

    ResponderEliminar
  12. Hola :) Hace tiempo que escribo pero no solía hacerlo muy continuado y ahora espero que alguien me diga alguna crítica u opinión y desgraciadamente creo que esta es la única manera de que alguien me lea. Así que si pudieras pasarte te lo agradecería: http://awesdrem.blogspot.com.es/

    Gracias, y bonito blog!

    ResponderEliminar
  13. Hola Ana. Soy nueva por aquí, pero la verdad es que creo que me quedo en tu rincón del paraíso. He leído esta entrada, (y otras cuantas de las de las anteriores) como cinco veces, y no me canso. Es como... como sentimiento en estado puro. Es la clase de texto que te engancha porque lo llegas a sentir, como si fueras tú la protagonista de la historia (y, ya que por lo que parece, la protagonista eres tú, enhorabuena por esa historia presente y real)

    De verdad que no sé qué decirte, porque me has dejado sin palabras, y con las lágrimas tratando de escaparse (lo siento, demasiado sentimental, lo sé. Nací llorica jajajaj)

    Solo puedo darte las gracias por dejarnos disfrutar de tu talento, de tu capacidad de transformar las emociones en letras y por dejar que nos acerquemos un poquito a tu jardín de las delicias.

    Espero volver a leerte pronto.
    Un beso de pato.
    María

    ResponderEliminar
  14. No sé porqué no me paso por este rincón más, sabiendo que me encanta y que es un lugar ideal para perderse.
    Leyendo la historia.. he recordado cosas, como miradas infinitas y sentimientos que parecían eternos.
    Y cuando has dicho que la prota, eras tú. Entonces, lo he vuelto a leer, teniéndoos a vosotros dos como referencia, y ha sido más bonito si cabe; Lo mejor de todo, es que puede tener mil protagonistas y mil maneras de ver el amor y de desear que llegue de nuevo un viernes.

    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  15. Me encantooo tu texto, me sentí parcialmente identificada. A veces cuando estaba con esa persona no podía creer todo lo que me decía (no era porque él era un mentiroso), creo que porque yo no me quiero lo suficiente...
    Besos y abrazos, ya te sigo. Me encanta tu blog!!!!!

    ResponderEliminar
  16. Es imposible no sentirme identificado con esto, y saber reflejarlo de una forma que la gente lo interiorice y se sienta igual que tu es muy grande. Me ha encantado, Ana. Y te lo dice alguien que no suele leer mucho a otra gente (no me gusta que me influya mucho lo de otros, soy rarito...)
    Seguiré leyéndote seguro!
    Un beso, y me publicito http://elcaosdemispalabras.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  17. La verdad es que había pasado alguna que otra vez por tu blog pero no sé por qué no te seguía ni por qué nunca te había dejado un comentario. Bueno, lo primero muchsísimas gracias por el comentaio :3
    Y nada, que lo mejor de esta entrada puede que sea el hecho de que es real y de que debería estar en presente. ¿Y lo peor? Pues que vaya envidia. Tal y como lo has escrito, de verdad que viéndolo desde fuera, se aprecia más la suerte que tienes, o eso creo. La verdad es que espero que me equivoque, y ya te hayas dado cuenta de la suerte que tienes. Espero que el presente no cambie a pasado. Me encanta, Ana :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  18. Oh... me has dejado sin palabra en serio. Con la piel de gallina.

    - sonreír desde dentro -

    ResponderEliminar
  19. Me ha costado llegar aquí lo mío, pero espero que sepas perdonarme por ello. Ana, ¡es precioso! Y quizá sea por ese detalle, por el hecho de saber que es verdad, que no he podido borrar una sonrisa de ternura, de envidia sana, de mi rostro mientras te leía. Son esos detalles, esas pequeñas cosas las que hacen que una relación merezca la pena, y está visto que vosotros tenéis muchas pequeñas cosas que todavía os darán para mucho. Ojalá esa nube en la que estáis, mirándoos el uno al otro en vez de a la película, dejando vuestros olores en las sábanas del otro, ojalá esa nube no se disuelva nunca.

    Te quiere,
    Yaiza.

    PD: Por un momento, iba a firmar como Ana, Cosas de las horas.

    ResponderEliminar
  20. ¡ perdón por tardar !
    Mil gracias por pasarte por mi blog y dejarme un comentario. Gracias, más que nada, porque así he podido llegar hasta aquí, y tu texto, Di Caprio y Johnny Depp me han sacado una sonrisa.
    Esos pequeños detalle (qué vista parece ya esta frase pero si es verdad, qué más da) son los que más nos llenan. Esperar a un viernes porque es el único ratito que podeis compartir, o la canción fea que de pronto te recuerda alguien y se hace preciosa (no me preguntes por qué pero me ha encantado esa frase) . Quizás hace aún más bonito, más tierno, que sea verdad porque .. ¡ay! quién no quiere alguien así, que te quiera por los dos cuando no lo haces ni tú misma.
    Un beso enorme, y por aquí me pienso quedar mucho tiempo ^^

    ResponderEliminar
  21. Oh, no sabes cuánto me alegro que esta historia sea real. Se nota que en cada palabra que escribías había una sonrisa bien grande de felicidad al estar en este estado.

    Me enamoran tus letras*-*
    (besos con sonrisas)

    ResponderEliminar
  22. es tan tan tan hermoso, no podía dejar de leerlo.
    Escribes maravilloso, me alegro que estés pasando por una etapa así, te lo mereces cariño.
    Amo tu blog, saludos♥

    ResponderEliminar
  23. que lindo escribes, felicidades por todo lo bueno que te pasa, siempre sale el sol, nos leemos un kissss!, te sigoooo

    ResponderEliminar
  24. Me has matado con lo de que la historia es real,
    ojalá algo así me ocurra a mí.
    Espero que duréis mucho :3
    Besos, Amanda.

    ResponderEliminar
  25. Cómo llega todo lo que escribes...
    Transmites demasiado, en serio. Además, las palabras que empleas son tan PERFECTAS, que.
    No sé, simplemente genial, sigue así :3
    Ya te seguí, te invito a que te pases por mi blog y me des tu opinión, sería todo un honor que me siguieras si te gusta lo que ves, mil besos♥

    ResponderEliminar
  26. Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mi web y asi beneficiamos ambos blogs con mas visitas.

    me respondes a emitacat@gmail.com

    besoss!! ^_^
    Emilia

    ResponderEliminar

Un blog sin comentarios es como un mar sin brisa marina.